Erika del Valle Mirto Montiel - Acompañante

“Acompañar es ayudar, brindar seguridad y cuidar de todos los detalles que hacen a la rehabilitación de una persona (…) siempre con respeto y dedicación”.

Erika del Valle Mirto Montiel - Acompañante

Miembro del equipo profesional de FAMILIA

Una amiga que ya estaba radicada en Uruguay la incentivó para que viniera y le prestó el dinero para comprar los boletos de avión. Con la vista puesta en un futuro mejor, Erika del Valle Mirto Montiel se fue de Venezuela y llegó a Uruguay hace un año y cuatro meses, de la mano de su hija, que en ese entonces tenía 9 años.

En su haber tiene un título en Administración y trabajó en una clínica de salud privada, en el área administrativa. Al llegar a Montevideo se presentó en Familia, en febrero de 2017. "Desde entonces todo fue bien. Me fascina vivir aquí y no es solo Uruguay... es su gente. El uruguayo me encanta, es espectacular. Son muy cordiales, muy atentos, muy cariñosos. Yo no puedo decir que alguien me haya tratado mal. Es más, a mi país lo quiero, lo adoro, lo amo...pero no vuelvo, me quedo aquí porque estoy muy a gusto".

 

Respeto y dedicación

 

Como acompañante de FAMILIA, Erika reconoce que tuvo la dicha de asistir a personas muy valiosas de las que aprendió mucho.

"La paciente con la que estoy ahora está muy contenta conmigo, incluso sus hijos...". La función de Erika consiste en estar pendiente de sus necesidades, asistirla con su medicación y colaborar con el personal médico y de enfermería. "Es importante estar presente para todo lo que necesite, ayudarla en su recuperación, entretenerla... "¡Y como yo soy extranjera, tengo muchos temas de conversación para pasar el rato!", asegura a las risas.

Para Erika acompañar es ayudar, brindar seguridad y cuidar de todos los detalles que hacen a la rehabilitación de una persona, "siempre con respeto y dedicación".