Luján Acosta - Acompañante

"Cuidar" es para Luján una tarea de gran responsabilidad y compromiso. Cuando era niña, una experiencia familiar definió su camino y desde entonces tuvo clara su vocación de servicio. 

Luján Acosta - Acompañante

Cuando era niña, Luján Acosta fue protagonista de un hecho significativo que marcó su vida. Su madre en ese momento estaba enferma y ella le prometió que iba a estudiar mucho para aprender a curarla.

Con los años, ese anhelo se hizo cada vez más firme hasta convertirse en su profesión: "Tengo 12 hermanos. Mi madre fue una mujer muy valiente y luchadora, siempre la recuerdo porque marcó mi vida. Una vez, siendo yo muy pequeña, la vi dolorida y le dije que iba a estudiar mucho para poder ayudarla. El tiempo no me permitió cumplir esa promesa con ella, pero sí con otras personas a las que asisto diariamente en su proceso de recuperación".

Luján es de profesión enfermera e integra el equipo profesional de FAMILIA Acompañantes. "Nací en el interior y por cuestiones económicas no pude hacer la carrera de Medicina, pero logré estudiar Enfermería y trabajé por muchos años en centros públicos y privados".

Lamentablemente, a raíz de un problema medular le recomendaron cambiar de actividad laboral. "No quise jubilarme en ese momento, todavía me siento joven y me gusta mucho mi trabajo, así que me capacité como acompañante. Me gusta mi trabajo y me siento muy feliz desde mi nuevo rol".

Con mucha fuerza de voluntad, Luján comenzó además su rehabilitación física. Es maratonista e integra un equipo de atletas que participa en las carreras oficiales por todo el país. "La vida es así, a veces un traspié nos obliga a replantear el camino, pero no hay que dejarse abatir, hay que seguir adelante y buscar opciones para superar el obstáculo. La fuerza está en uno, todos la tenemos, a veces cuesta pero nada es imposible".