Miriam Correa – Acompañante

"Nadie merece la soledad o el sufrimiento. En mi trabajo es muy importante ponerse en el lugar del otro en todo momento para poder entender lo que está viviendo".

Miriam Correa – Acompañante

Miembro del equipo profesional de FAMILIA

Miriam Correa trabajó durante muchos años en la atención sanitaria de residenciales. Cuando ingresó a FAMILIA Acompañantes su orientación estaba clara y definida.

"Me gusta ayudar a otras personas, lo hago de corazón. Cuando trabajo no veo en el otro a un 'paciente'. Trato siempre de ponerme en la piel del familiar que delega la atención de ese ser querido y, a su vez, trato de entender a ese ser humano que está atravesando una dificultad y necesita de alguien que lo asista, le dé seguridad y lo trate con respeto".

Para Miriam, lo más importante, siempre, es la empatía: "Nadie merece la soledad o el sufrimiento. En mi trabajo es clave ponerse en el lugar del otro en todo momento, para poder entender lo que está viviendo. Mientras esa persona esté a mi cuidado, yo estoy dedicada cien por ciento a ella. Todo lo demás se queda en la puerta".