Roberto Reynoso

Roberto Reynoso no recuerda bien qué sucedió: solo sabe que sufrió una descompensación en su casa, que lo llevó directo a la Emergencia de la Asociación Española y lo tuvo tres meses internado, tras haber pasado por el CTI.

Roberto Reynoso

Socio de FAMILIA Acompañantes y de la Asociación Española


Roberto Reynoso no recuerda bien qué sucedió: solo sabe que sufrió una descompensación en su casa, que lo llevó directo a la Emergencia de la Asociación Española y lo tuvo tres meses internado, tras haber pasado por el CTI.

Hoy, ya dado de alta, se está recuperando y entre sus buenos recuerdos de aquellos momentos difíciles que le tocó vivir, aparece FAMILIA Acompañantes. "Me trataron espectacular, espectacular, tanto de la Asociación Española como del servicio de FAMILIA", asegura.

Como Roberto y su señora viven en La Floresta, optaron en su momento por contratar cobertura las 24 horas. "Eso nos dio un respiro bárbaro, porque mi señora podía estar tranquila que sabía que yo estaba muy bien cuidado. El trato conmigo y con mi señora fue muy bueno; las cuidadoras siempre la ponían al tanto de todo lo que había pasado", describe el hombre.

Fueron varias las cuidadoras que estuvieron con él para completar los diferentes turnos. "Todas fueron muy atentas. Recuerdo que tosía o estornudaba y ya estaban al lado mío. Fue excelente el trato que recibí", destaca.

Roberto cuenta que ya recomendó el servicio a su madre, que si bien es socia de otra mutualista, supo que FAMILIA Acompañantes trabaja tanto para socios de la Asociación Española como para aquellos que no lo son.


ANÉCDOTA
"Siempre estaban pendientes de si tosía, si llamaba, si me movía... era un disparate cómo se preocupaban. Como yo les decía... eran mis guardaespaldas", comenta Roberto con una sonrisa. "En general tengo gratos recuerdos del trato con las cuidadoras y los enfermeros. El hecho de estar tanto tiempo internado, se va generando un vínculo, ya te conocen, te hacen chistes. Estoy muy agradecido", concluye.