historias cabezal

"Dar la mano, abrazar a un familiar para transmitirle ánimo, contener al paciente... son detalles que te nacen del alma y multiplican el valor del servicio que brindamos."

LEER +

Vivía en el exterior hasta que una llamada familiar cambió el rumbo de su vida. Desde entonces trabaja en el cuidado de personas. "Mi rol de acompañante demanda mucha dedicación porque el compromiso siempre es absoluto".

LEER +

"Acompañar a una persona durante su recuperación es algo que me sale del corazón. Lo hago con alma y vida porque creo que es lo mío."

LEER +

"Siempre me gustó la salud, creo que es lo mío... y cuidar a los demás me encanta. Por eso enfrento cada día con mucha energía, es lo que pasa cuando uno ama lo que hace."

LEER +

"Conocí gente maravillosa y desde que ingresé a FAMILIA tuve la posibilidad de capacitarme continuamente. Me gusta ayudar a las personas y sentir que puedo acompañar a las personas y sus seres queridos."

LEER +

"Cuidar de los demás exige vocación de servicio y profesionalismo. Cada situación es única pero, en todos los casos, la actitud debe ser cordial y educada."

LEER +

"Siempre me gustó relacionarme con los demás y eso es muy importante en nuestra función, más allá del profesionalismo."

LEER +

Además de integrar el equipo profesional de FAMILIA Acompañantes, es estudiante de Enfermería. "Me siento una persona privilegiada, porque mi misión es asistir y contener emocionalmente a las personas, dándoles ánimo."

LEER +

"Uno debe identificar las necesidades de cada persona y así planificar su cuidado. Como acompañantes, tenemos una doble responsabilidad -física y sobre todo emocional- que demanda dedicación y profesionalismo."

LEER +

"Desde mi rol de acompañante conocí gente muy amable y agradecida. Es muy gratificante sentir que dejas una impresión positiva en otros, eso no tiene precio".

LEER +

"Uno tiene que lograr que las personas se sientan tranquilas y tengan confianza, tanto en nosotros como en su recuperación".

LEER +

De todas las cualidades que un acompañante debe tener, además del profesionalismo, la más importante para Roxana es el respeto. "La persona que nos necesita es el eje en todo momento, nunca debemos olvidarlo."

LEER +

"Cuando acompaño a una persona procuro que se sienta bien. A veces en silencio, otras con un chiste o un buen tema de conversación. La experiencia me va marcando el camino".

LEER +

"Mi trabajo me permite ver aspectos que van más allá de lo estrictamente médico, pero que son indispensables para la recuperación de las personas. Es más que todo humano, psicológico y emocional".

LEER +

"Lo más importante es ayudar, no interesa la edad o el problema. Cada situación en sí es muy especial, así que debemos enfrentarla con fortaleza y determinación. Cuando luchas, en la vida siempre hay una recompensa."

LEER +

"Siempre quise ayudar a los demás porque me parece que eso le da sentido a la vida. Todos somos seres fundamentalmente sociales y afectivos."

LEER +

"En todos los casos me quedo con algo diferente, cada paciente es un mundo y no creo que haya algunas experiencias más buenas que otras. Toda relación es muy enriquecedora cuando te conectas con esa persona".

LEER +

La labor del cuidador es un reto que implica responsabilidades y compromiso. Exige dedicación, respeto y empatía hacia el prójimo que, circunstancialmente, atraviesa una situación crítica.

LEER +

“Hay que tener empatía y ponerse siempre en el lugar de la persona y sus familiares. El rol del acompañante es muy importante dando apoyo y asistencia. Nunca hay que olvidar que estamos a su servicio”.

LEER +

"Para ser acompañante hay que tener destrezas y conocimientos especiales pero sobre todo, carisma y vocación de servicio".

LEER +

Para Nancy, los pequeños detalles son muy importantes en su profesión: un gesto, dar la mano, una sonrisa, una palabra de aliento. "Son minutos de nuestras vidas, pero que llenan el alma."

LEER +

“Somos seres humanos con similares necesidades y requerimientos. Cuando hay respeto y voluntad, estoy segura que las relaciones son muy enriquecedoras de ambos lados”.

LEER +

“Uno es acompañante toda la vida, es la base de la familia. Las situaciones personales nos enseñan, pero además existe una profunda vocación humana de asistir a quien lo necesita”.

LEER +

“El ser humano se ha olvidado de las cosas sencillas, el amor cura mucho. No siempre podemos hacer grandes cosas, pero sí podemos hacer cosas pequeñas con gran amor. Hagamos de algo ordinario algo extraordinario.”

LEER +

“Ser acompañante no es un trabajo, es un privilegio, porque puedes ayudar a una persona que está en un momento difícil y ser su apoyo para salir adelante o estar más tranquilo”.

LEER +

“Siempre hice trabajo asistencial porque siento que es mi auténtica vocación. Me gusta estar con otras personas y formar parte de su proceso de recuperación. Eso no tiene precio”.

LEER +

Es colaboradora y acompañante. Aprendió que cada persona es única y que en la vida existen diferentes etapas que hay que enfrentar con optimismo, porque las dificultades también pueden ser una oportunidad para superarse.

LEER +

“El rol del cuidador es crear un vínculo basado en la seguridad y el respeto. Su presencia debe ser cálida y confiable para que la persona se sienta tranquila y protegida. Más que un trabajo es una vocación”.

LEER +